News

Check out market updates

¿Cada cuánto tiempo hay que lavar las toallas, sábanas y demás cosas de la casa?

Al igual que el resto de la ropa, las sábanas, toallas, colchas, edredones, almohadas y sus fundas así como resto de textiles que están en contacto con la piel, o con comida, deben ser lavadas más a menudo que otra ropa de hogar con un uso más decorativo, que (pueden aguantar un poco más), explica Maeve Richmond, fundadora de la empresa de organización del hogar Maeve’s Method.

Este tipo de ropa, es un pasto de bacterias, gérmenes y células muertas que se acumulan en los tejidos. Es por eso que debemos lavar este tipo de prendas con mucha frecuencia, pero también es cierto que esa frecuencia depende en gran medida del uso que se le da a esas prendas y del lugar en el que están ubicadas.

Philip Tierno, un microbiólogo y patólogo de la Escuela de medicina de Nueva York, señaló que nuestro cuerpo está cubierto completamente por bacterias que van perdiéndose y renovándose continuamente, el problema se genera cuando éstas, inocuas, pasan a nuestra toalla al secarnos.

Esto debido a que junto a los microbios, pasan células muertas que funcionan como alimento. Esto sumado al ambiente cálido, oxigenado y húmedo que genera las toallas: es beneficioso para su supervivencia, con lo que se pueden encontrar casos de Staphilococcus Aureus y otras bacterias que sí podrían provocar en nuestro cuerpo y sobre todo en nuestra piel, infecciones, granos y sarpullido.

Toallas. Según los expertos, las toallas deben cambiarse cada tres o cuatro usos y, además, recomiendan usar una toalla por persona. En cuanto a las toallas de mano, cuyo uso es mucho mayor, sería conveniente cambiarlas cada dos o tres día.

Sábanas. Aunque aparentemente parezca que las sábanas están limpias, lo cierto es que podrían estar repletas de ácaros y bacterias tras unos cuantos usos, por lo que es recomendable cambiarlas todas las semanas y, además, lavarlas a altas temperaturas y secarlas al sol, para una mayor higiene.

La alfombra del baño también debería ser lavada frecuentemente, cada semana o cada quince días dependiendo del uso ya que suele quedarse húmeda después de la ducha o el baño.

Los trapos de cocina también hay que lavarlos y hay que hacerlo una vez a la semana, ya que acumulan olores y bacterias tras el uso continuado en contacto con comida y suciedad, o antes si se trata de una cocinera muy activa.

Las cortinas, que sólo acumulan polvo y no están en contacto con las partículas de la piel, así como las almohadas deberían ir a la lavadora un par de veces al año. Cada cierto tiempo se puede pasar el aspirador por las cortinas para mantenerlas más tiempo libres de polvo mientras que las almohadas se pueden proteger con fundas de quita y pon para que estén limpias más tiempo.

Las colchas, edredones, cobertores, etc… no es necesario lavarlos más allá de dos veces al año ya que no tienen un contacto tan directo con la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *