News

Check out market updates

Hábitos que ayudan a descansar y dormir bien

¿Tienes problemas para dormir? Llegas cansado a casa, te acuestas porque tienes muchas ganas de dormir y descansar, pero con la cabeza reposando en la almohada, de repente te invade una energía o alguna que otra idea que inexplicablemente no te deja dormir… ¿te ha pasado? Bueno, es más común de lo que crees, pero no está bien, todos sabemos lo importante que es dormir bien.

El insomnio es un trastorno del sueño que puede traducirse en graves problemas para la salud de las personas a largo plazo. Dormir poco o mal puede convertirse en una auténtica tortura para la persona que lo sufre, repercutiendo negativamente sobre su cuerpo y mente. Algunas de estas consecuencias pueden ser: disminución de la capacidad de atención, de la memoria, irritabilidad, cansancio, deterioro de determinadas funciones cerebrales, etc.

Sin embargo este problema puede combatirse eficazmente incluyendo ciertos hábitos en nuestra rutina para conciliar el sueño.

1. Olvídate del trabajo.

Quizá una de las cosas más difíciles de hacer, pero seguir pensando en los pendientes en el trabajo horas después no los solucionará, y solo impedirá que puedas dormir bien, lo que por otro lado disminuye la productividad.

2. Desconéctate del mundo.

Mantener el teléfono o la computadora prendida también dificulta dormir, pues estar frente a la luz de ambos aparatos impide la producción de melatonina, la cual ayuda a que el cerebro conozca cuando debe descansar y cuando no, también evita leer, mirar televisión o preocuparse en la cama. Estos factores pueden hacer que el cuerpo y el cerebro asocien la cama con estas actividades, y no con dormir.

3. Crea una rutina de sueño diaria.

Es muy importante que acostumbres a tu cuerpo a dormir y levantarse siempre a la misma hora, ya sea los días de cada día, fin de semana o festivos. Durmiendo siempre a la misma hora ayudamos a reforzar nuestro ciclo del sueño. Sin embargo, si decides ir a la cama y pero después de 15 minutos no puedes dormir, levántate y vuelve cuando estés cansado. Si sigues en la cama dando vueltas angustiado, lo más seguro es que no consigas dormirte hasta muy tarde.

4. Usa el dormitorio solo para dormir y tener actividad sexual.

5. Ponte cómodo.

La comodidad es uno de los factores más importantes para la calidad de nuestro descanso. Tener un buen colchón, una almohada cómoda o una habitación silenciosa y oscura, contribuyen mucho a favorecer nuestro sueño. Crea un agradable ambiente para dormir plácidamente, sin nada que te moleste o pueda despertarte. Si compartes cama, asegúrate que los dos tenéis suficiente espacio para dormir a vuestras anchas.

6. Limita las siestas.

Es evidente que si abusas de las siestas durante el día, esto puede provocar que por la noche no puedas dormir. De modo que lo mejor que puedes hacer es intentar no dormir más de 10 o 15 minutos, y a ser posible, a media tarde. Evita dormir mucho y muy tarde porque trastornará tu ciclo natural del sueño.

7. Evita el consumo de la cafeína del café y los refrescos, y la nicotina de los cigarrillos, en especial, durante las últimas horas del día.

8. Haz ejercicio regularmente.

Una actividad física regular puede ayudar mucho a dormir bien por las noches ya que cuando estamos cansados dormimos profundamente. Pero es importante que elijas bien la hora para hacer ejercicio. Si eres de los que hacen ejercicio por la noche puede ser que tu cuerpo se reactive y tengas problemas para dormir después, así que te recomendamos que hagas ejercicio por la mañana o bastante antes de ir a dormir.

9. Controla el estrés.

Sentir estrés o preocupación por algo puede ser una causa importante por la que no acabamos de dormir muy bien. De modo que si es el caso, es mejor intentar controlar estos pensamientos negativos y no darle vueltas cuando intentamos dormir. Intenta apartar estos pensamientos o agobio en la medida de lo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *